martes, junio 17, 2014

Naufragando

Si acaso usted naufraga en una taza de café, procure recordar aferrarse a un buen terron de azúcar, que tarda meas en deshacerse y le endulza el mal momento. Tan sólo recuerde tener cuidado de los remolinos provocados por las cucharillas.